Relatos Comunes: Ella

Son las 06:50 de la mañana, y estoy desesperado. La micro no pasa nunca, y eso me pone de malas. No quiero que pase lo de ayer, no, hoy tiene que ser distinto, he tenido todo un día y toda una noche para decírmelo a mi mismo, hoy no tiene que ser como ayer, hoy debo decirlo, sea como sea.

La micro por fin pasa, espero que no sea tarde. Subo, pago mi pasaje, y veo frenético los asientos ocupados, y la gente de pié, y si, allí está. Ufff, el peso que me saco de encima es enorme, algo de alivio siento, y mi corazón se tranquiliza, solo un poco, claro. Ella, como siempre, mira despreocupada las calles, las casas, los árboles, y todo lo que el paisaje urbano le pueda ofrecer. Se ve radiante. Su cabello largo, perfumado, y delicado, y su piel clara, la hacen ver como un hada, un ser de otras tierras, que disfruta de ver nuestro mundo gris y decadente.

A pesar de ser tan joven, la vida le brota por los poros, y todo lo que está cerca de ella, se llena de su energía y de su magia. Absorta en su mundo, dos delgados audífonos le permiten adentrarse en un mundo de sonidos que desconozco, pero que ella disfruta sin remordimientos ni vergüenza, moviéndose al ritmo de esas melodías desconocidas, sus formas femeninas más que revelar, sugieren la belleza de su cuerpo, mientras es libre de ser quien ella es realmente, ante los ojos de los que tratamos de ocultar lo que somos, sabiendo que al final no lo hacemos bien.

Ella es como si no fuera de este mundo, moviéndose en otro ritmo, en otra frecuencia, como si nuestra aceleración y nuestras preocupaciones de seres citadinos y estresados, nos hiciera indignos de su atención.

Me siento al lado de Ella, y me devuelve una sonrisa simple, pero lo suficientemente potente para alegrar a mi corazón. Al igual que varias mañanas, a pesar de la hora, del frío, y del sueño, ella se ve radiante, fresca, y animada. Como amo eso. La micro comienza a andar, y Ella vuelve a sumergirse en los ritmos que la hacen feliz, mientras el miedo, el deseo, la alegría, la duda, la cordura, y la locura combaten dentro de mí para hablarle. Ella mira feliz el paisaje urbano; yo, en tanto, no puedo dejar de verla a Ella.

A mi mente se vienen frases cursis y predecibles… “Hola, ¿cómo te llamas?”… “¿Qué escuchas?”… “¿Qué es lo que haces?”… No, ninguna de esas frases sirve, ninguna logra expresar lo que de verdad quiero decir. Mierda, sudo como perro, porque el miedo no me deja actuar, no me deja pensar, ni me deja entender lo que pasa. Pero no quiero pensar, ni quiero entender, sólo quiero dejar salir afuera que guardo hace tanto tiempo, y que me carcome por dentro. ¡Que hago, que hago!.

Me he repetido miles de veces, las palabras que le quiero decir, memorizándolas, haciéndolas parte de mi, imprimiéndolas en mi carne, y tatuándomelas en mi mente, pero el miedo me gana, y el tatuaje se diluye, y la impresión salió borrosa. No puedo hilar ideas, no puedo pensar bien, y me desespero, porque veo que el tiempo pasa, mientras Ella sigue absorta e su maravilloso mundo, y yo me veo abrumado por mi propia incapacidad de ser yo mismo.

Los minutos pasan, y la micro, justo hoy, tiene que avanzar más rápido de lo habitual. Hoy no escucho gente quejarse con el conductor por llegar tarde a su sus trabajos, cosa que solucionarían si salieran antes de casa, ni señoras que despotrican contra todo el mundo, sólo por el placer de hacerlo, y ver sufrir a otros porque sus vidas son tan miserables, que el dolor ajeno es el único placebo para sus vidas de mierda. Froto mis manos, cierro mis puños, se me seca la boca, y mi cuerpo se endurece, porque estoy agotado, no puedo más, tengo que decir lo primero que mi mente y mi corazón logren aprobar, para ser emitido en sonidos entendibles por la gente, pero mi cuerpo me lo impide. Mi boca no quiere abrirse para dejar salir mi voz, y mis cuerdas vocales se hacen las desentendidas de mis órdenes. ¡Ahora mi propio cuerpo está en mi contra!… ¿Que hago, que hago?.

La micro para en donde no quiero que se detenga. Llegué a mi paradero. Ella, por rutina, me mira, y me regala una sonrisa, mientras yo apenas logro coordinar mis movimientos, para poder levantarme, y bajar de la micro. No puedo creerlo, pasó de nuevo. Los ayeres que me lamenté no decirle nada, ya son semanas; y las semanas ya son meses. Mi corazón está abrumado, y no creo poder soportarlo. Un día más, no, no podría aguantar un día más sin dejar salir lo que siento. Ella no lo sabe, su mundo sigue siendo maravilloso, mientras que el mío, es un infierno que aumenta día tras día.

Tengo que empujar a unos escolares que se sientan en medio de los escalones de la micro, para poder salir del calor abrumador de la micro, al frío de la mañana de hoy. Y el viento helado es la más terrible bofetada para alguien como yo, que ve que nuevamente no pudo decir su verdad a la única persona que le interesa que lo sepa. En fin. Tomo aire, me hago de tripas, corazón, y camino hacia mi destino, como muchas otras mañanas, para ver pasar las horas lentamente, como si en sus minutos, recibiera latigazos que me recuerdan los errores del día de ayer. Porque pasó lo mismo que ayer, y yo no lo quería así. Pero pasó.

Me obligo a mi mismo a caminar, pero algo detiene mi camino. Una mano suave, delicada, pero de un calor reconfortante y tranquilizador. Doy media vuelta, y es Ella. Si, Ella. Me mira fijamente, y me abraza. Y ese abrazo basta para aliviarme, olvidar mis temores, y dejar atras mis penas. Ella quiere saber mi verdad. Eso me basta… Por fin, me siento libre para decirle lo que siento, lo que he guardado por tanto tiempo… Por fin, puedo decirle a Ella… “Te Amo”.-

Anuncios

Acerca de Don Nico

Dibujante y guionista, metalero, libre pensador. Director General de http://cuatroesquinas.net, y Editor de http://spartans.cl ... Y un weón cara de raja!!!.- Más info de este gandúl en https://rinconbananero.wordpress.com/ y en http://twitter.com/Don_Nico/ . Entre y conozca un poco más de este monumento a la decadencia humana conocida como Don Nico... Total, es gratis...

Publicado el 24 enero, 2011 en Relatos Comunes y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Tú tambien tienes una opinión... ¡Compártela con todos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: